ZAS

Los ayuntamientos de varias localidades de España han reorganizado sus mapas acústicos bajo unos parámetros que dependen en exclusiva de los movimientos de alguna de mis amigas que follan.

Incluso han llegado a acuerdos de comunicación para establecer planes de desalojo de edificios enteros cuando una de ellas visita la ciudad en cuestión. Este proyecto de cooperación extramunicipal nació hace unos años bajo la denominación de ZAS: zonas acústicas saturadas.

Estos acuerdos entre gobiernos municipales son consecuencia de las quejas de las asociaciones de vecinos de varias ciudades hacia una de mis amigas, ya que logra que todo el vecindario sepa que ese día ha pillado.

Da igual la localidad (algunas lo sufren más que otras), la hora, el momento, la estación… Mi amiga consigue que todo el mundo sea partícipe de su éxito.

En una ocasión, compartía piso con otra chica, que a su vez también estaba con su pareja (ya he comentado anteriormente que mis amigas triunfan en manada…).

Tal fue el escándalo de la entrega pasional de los protagonistas que los otros dos decidieron irse de la casa y desplazarse al otro lado de la ciudad.

Quizá fue por los gritos de los protagonistas. O quizá porque los huidizos amantes habían terminado antes de lo suyo y la envidia (y no los ruidos) hicieron que no pudieran dormirse.

A otra fueron los vecinos quienes le llamaron la atención. Y es que ella se encontró una nota en su puerta a la mañana siguiente: “Nos alegramos de que tu vida sexual sea tan activa, pero nosotros queremos dormir”.

Esta entrada fue publicada en Mis amigas follan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *