Tarifas telefónicas

Tengo una amiga que es disciplinada hasta en el uso de las llamadas telefónicas… cuando los receptores son sus ligues. Y es que los tiene clasificados según cueste más o menos llamarlos (pero siempre en su sentido figurado, si en esto se permiten las metáforas).

Cuenta ella que lo más barato que le sale es las llamadas al fijo. Parece obvio, ¿no? Y es que ese chico, al que denomina fijo, es al que tiene siempre disponible. Para cualquier momento, para cualquier urgencia, para cualquier necesidad… Por eso el coste es ínfimo. Mi amiga, que folla, y mucho, es una chica lista.

Más caras son las llamadas a móviles, a los móviles, porque implican mayor riesgo, no siempre cogen (sí, en los dos sentidos), no siempre están disponibles, no hay contrato de por medio (con esto no quiero decir que mi amiga sea de prepago, ni de postpago), puesto que no hay un acuerdo tácito entre las partes.

Pero estas llamadas son mucho más rápidas, más improvisadas, menos planificadas… y por tanto, a mi amiga le suponen una inyección de adrenalina que bien compensa las dudas o costes iniciales.

Otro capítulo aparte son las llamadas internacionales. Son las más caras, de eso no hay duda, por lo que mi amiga apenas las utiliza (la crisis…). Eso sí, sabe que si en alguna ocasión hay que invertir en conferencias con otros países, no hay problema, se le dan bien los idiomas.

El problema surge cuando mi amiga sale fuera de su ámbito de influencia, donde a veces las llamadas cambian de tarifa y ella olvida sus hábitos telefónicos. De ahí que cuando viaja, borra sus teléfonos y empieza de cero su particular agenda, además de que lo hace sin maleta. Y es que así se lo obliga su religión, la que le impide llevar cualquier tipo de mochila, ya sea fijo o móvil

¿Y qué pasa cuando en la agenda hay varios chicos con el mismo nombre? Es algo que ocurre con facilidad, pero a una de mis amigas se le acumula otro problema: que son todos fichajes. Así que lo que hace en esos casos es ponerle el nombre de la provincia o ciudad, ya sea el de origen de su conquista o el del lugar donde lo conoció (en todos los sentidos).

Esta entrada fue publicada en Mis amigas follan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *