Follatropas versus Mencantas

En una hipotética lucha entre las conquistas de mis amigas, se plantearía una gran batalla entre las dos grandes clases sociológicas que muchas de ellas se han encontrado a lo largo de su dilatada trayectoria sexual.

De un lado estarían los chicos que son como Follatropas, denominado así un amigo de una de ellas que recibió ese nombre porque se chuscaba a toda la que se pusiera por delante. “Incluida yo”, dice mi amiga. “Llevaba dos meses con él y me enteré de que se había calzado a la medio novia de un amigo. Así se supo todo”, relata la víctima de su víctima.

Del otro lado estaría el Mencantas. Este chico se caracteriza por ser todo lo contrario, un enamoradizo, fiel y romántico. Y claro, cuando el que recibió este nombre se encontró con una de mis amigas, la cosa no podía ir bien del todo. Y eso que ella le dijo varias veces que no quería nada de declaraciones amorosas. No fue suficiente, porque a cada poco él insistía: “Me encantas”.

Supongo que en esa batalla de superhéroes recibirían la ayuda de otros chicos que han tenido la suerte de disfrutar de mis amigas. Como el Pájaro Loco, aquel que, según ella, se pasaba el día “subiendo y bajando la cabeza mientras agujerea el árbol”.

No podría faltar el Bicis, que tuvo la ocurrencia de regalar a una de ellas una mountain bike aunque se habían liado unas pocas veces. Quizá quería aprovechar el tiempo al máximo para pasear por la naturaleza y, a lo mejor, hacer como el Pájaro Loco.

El más efectivo sería el Mochila, que tenía la ocurrencia de abrazar a mi amiga por la espalda y no la soltaba. Tanto que, al final, lo consiguió. Ahora están felizmente casados.

Esta entrada fue publicada en Mis amigas follan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *