A dormir al suelo

Ahí estaba mi amiga, en plena excitación sexual, con el chico que había conquistado aquella misma noche. No lo conocía de nada, pero eso no era excusa para que después de una jornada en la que habían pasado por mil bares y bebido más de la cuenta, él se ganara el derecho a subir a su casa.

Pero cuando estaban los dos entregados con total pasión… algo falló. El chico comenzó a sentirse mal por la gran ingesta de alcohol que había hecho durante buena parte de la noche y no tuvo tiempo de salir corriendo hacia el cuarto de baño.

Sí, vomitó en la cama, casi encima de mi amiga, que no se podía creer lo que le estaba pasando… Así que rápidamente saltó hacia fuera y evitó que se viera salpicada por ese grumoso elemento.

Pero ahí no acabó la cosa, porque después de que la protagonista limpiara todo lo que había manchado el chico, mientras él se recuperaba del mal momento, decidió que el joven iba a dormir en el suelo.

Así que mi amiga pudo dormir sola plácidamente en su cama mientras él, todavía en mal estado, se acostaba en el frío suelo, donde no dejaba de gritar y quejarse como si le hubieran clavado una espada (curioso, él es el chico).

Esta entrada fue publicada en Mis amigas follan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *