14.000 pesetas

Verano. Dícese de la época que mis amigas aprovechan para desinhibirse más aún de lo normal, si esto puede ser posible. Y como prefieren cambiar de lugar para así variar en sus conquistas, no es extraño que en muchas ocasiones hayan disfrutado de las vacaciones en pueblos de costa que bien podrían protagonizar algún programa en la MTV.

Algunas de ellas recuerdan con verdadero fervor el año en el que eligieron a sus respectivas víctimas entre un grupo de chicos que hasta entonces no conocían. Y es que aquel verano no quisieron que fuera aburrido.

Cuenta una de ellas que mientras estaba muy arrimada a uno de los chicos, en plena entrega, metió su mano en el bolsillo de él. “Para buscar el cigarro”, afirma ella. Pero no fue precisamente tabaco lo que encontró. Tampoco le dio tiempo a seguir investigando porque lo que sacó de allí apenas lo podía creer: el tanga de otra amiga.

¿Qué hacía allí? ¿Qué iba a hacer el chico con esa íntima prenda? ¿Por qué mi amiga conoce la ropa interior de la otra amiga? ¿Se quedó sin recambio la víctima del robo? ¿Encontró finalmente el cigarro? ¿A qué llama ella cigarro?

Son preguntas que se quedarán sin contestar, pero lo que está claro es que mis amigas no perdieron el tiempo aquel verano.

En otro momento de acción, una de ellas estaba con su chico, entregados a la pasión, cuando les sorprendió otra amiga. Evidentemente, mi amiga enseguida quiso irse de la habitación donde no debía haber entrado, y eso que los dos aún no habían ‘profundizado’. Pero la pareja pudo comprobar que la que había interrumpido la escena iba en ropa interior.

“Oye, que vas en sujetador por la casa…”. “Ah, es verdad, no me había dado cuenta”, dijo la olvidadiza, que tardó en reaccionar y comprender que era su famoso sujetador de las 14.000 pesetas, aquel que llevaba medio año diciendo que era el mejor que tenía (por su precio no podía ser menos) pero que jamás quería enseñar. Normal, era totalmente transparente…

Esta entrada fue publicada en Mis amigas follan. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *